Thursday, January 19, 2017

Así aprendí: Por qué no dicto clown para niños

Así aprendí:
El clown es un estado de juego que se instala en escena desde la conexión con el público, se afianza con la confrontación de tus fracasos, errores, confusiones, creencias, historia de vida, cualidades y defectos.

Esta técnica tiene muchas reglas y valores relacionados como:
Ser verdadero, humilde, entregar todo al 100%, mirar y ver, dejarse ver,  accionar desde la conciencia de tu impulso, escucharte, escuchar a tu compañero de escena, escuchar el público, ir a profundidad en tus emociones, mostrar lo que no te gusta mostrar de ti, reírte de tus tragedias, redescubrir el placer de jugar y hacerlo libremente con y para un público, tener acciones limpias y claras, ritmo, etc. Para esto, la sensación de fracaso será una de las primeras a reconocer en escena.

Cuando un clown fracasa puede suceder de 2  formas

1. El clown realiza una acción con un objetivo y encuentra mucha dificultad para lograrlo y busca desde su locura solucionar el problema.
 2. El clown da todo de sí para que la escena funcione, sea graciosa o genere algo en el público y no lo logra.

El fracaso “2 “es el doloroso, el que más sucede en un proceso de formación y el que puede hacer que un estudiante encuentre algo realmente genuino después de muchos intentos y de mucho fracasar. La resignación ante este fracaso crea la atmosfera de empatía con el público de la formación (hablando de talleres) y es cuando el estudiante se deja ver por completo en su esencia.  Lo que puede o no volver a suceder, depende de cuánto el estudiante logre comprender que la verdad es la más pura conexión de su ser con el humor y que es el punto de partida para aumentar su juego escénico.

El clown es el arte del fracaso (¿Ya viste un payaso haciendo todo bien?) Es necesaria cierta madurez psicológica para pasar por este proceso sin daños, pues lidiar con el “quiero y no puedo” no es sencillo para nadie. Hay mucho camino por recorrer  para aprender a amar nuestros fracasos y poder decir que estamos en paz siendo payasos.  

Obviamente, existen muchas formas de hacer “clown”. He experimentado muchas y esta es la que practico, esta es la que creo ser genuina e íntegra, y por todo lo que involucra, no creo conveniente hacerlo para niños (tratándose de formación, clases o talleres)

No puedo negar que cada vez que veo en la red un “TALLER DE CLOWN PARA NIÑOS” me asusto, quiero decir cosas, me indigno. Trato de respirar y ver que el docente quizás aún no tuvo un entrenamiento profundo y demandante en esta técnica  y no puede llegar a ver realmente lo que es la formación y lo hace desde su perspectiva que generaliza todas las técnicas escénicas como “clown”, porque muchos de los valores del clown se relacionan con valores del teatro en sí, de la impro y del stand up comedy.  (Valores como: Placer en jugar, conectarse con sus compañeros, creer en lo que haces, lidiar con tus emociones, usar tus recursos, etc.)

Quizás el docente y el público en general no sepa que lo que diferencia el clown de las demás técnicas es la conexión directa con el público, la vulnerabilidad desde la verdad y el fracaso. 

Claro que un clown puede ser improvisador si así se entrena, un improvisador puede hacer un monólogo de stand up si lo practica, un actor puede ser mimo si es su habilidad, claro que sí. Mientras más herramientas más rico el abanico de posibilidades en escena.
Y un niño puede ser todo lo que se le ocurra. Un súper héroe, un camote, un pop star, un payaso, un colibrí, porque su imaginación lo permite. Porque aún está en el mundo de la fantasía (que lamentablemente nosotros perdimos cuando nos dijeron que seamos perfectos).

Yo no dicto taller de clown para niños por eso. Porque para mí un niño lidia con la verdad de manera distinta, pues la verdad es lo que se imagina, lidia con la vunerabilidad de forma diferente que nosotros, porque son vulnerables y poderosos en cada célula de su ser, porque están aprendiendo a vivir, y el fracaso está en cada piedrita en su camino, en cada palabra que aprenden a escribir, en cada “quiero no puedo” diario. ¿Debemos subrayar su fracaso? Yo creo que no. Por eso a mi parecer lo que llaman “taller de clown para niños” es taller de otra cosa. ¿Es un error de terminología? ¿Es que "clown" suena mas divertido que teatro? Yo me ando preguntando... 

Como lo que  hago yo cuando hago un taller de niños: artes integradas y juegos teatrales, donde pueda expresarse en totalidad, sin amarrarlo a una “técnica” especifica, dándole la libertad para ser lo que es, reconociendo el espacio escénico, creando, siendo absolutamente todo y nada a la vez. Un espacio de desarrollo de imaginación, habilidades sociales y amor hacia los demás y a sí mismos. 

3 comments:

Carmen Vásquez de Velasco said...

Es tan cierto lo que dices, con el valor del niño que realmente vive en el instante, y ese momento es magico para ellos, integro y natural

Cesar Chirinos said...

Y está presente aquello de "vale cualquier cosa con tal de vender". Muchos lugares y personas necesitan trabajar para sostenerse y generan estos espacios no con el ánimo de formar payasos. Así como están los talleres de teatro que no forman actores, ni los de movimiento que forman bailarines... y qué decir de los talleres de Mimo donde se enseña a hacer la evocación de paredes invisibles, punto fijo y a jugar con la cara pintada de blanco.
¿Es maña de vendedor? Mirando también los tableros de anuncios de vacaciones útiles a fin de año, viendo la gama de horarios y turnos al escoger... ¿Será que a los papás y mamás, que son quienes finalmente inscriben a sus niños, no les importa mucho el por qué de fondo sino más bien colocarlos en lo que sea que los mantenga ocupados mientras están en el trabajo? De hecho, no estoy muy convencido de si mamás y papás le preguntan a sus peques qué es lo que quieren hacer, sino de ponerlos en algo que los estimule porque tienen que ser los mejores de su clase y los más desenvueltos y los más top de todo porque así lo piden los índices de éxito... Tal vez la raíz que provoca estos talleres de clown para niños está más en la demanda que en las ganas de ofrecerlos.

Alex Huambachano Zegarra said...

Estoy muy emocionado de lo escrito Paloma. El ser humano nos regala poderosas herramientas listas para ser usadas. Nuestras creencias y vivencias las ocultaron a nuestra vista de adultos y en algunos casos quizá nos la ocultaron todas por completo.
Los niños (tengo 2) reconocen todo aquello a su alrededor como una oportunidad de recrearse y crear, tomando aquellas herramientas con las que todo ser humano viene equipado para ese fin. Diría que son mis mejores maestros...tengo la información de primera mano!!!!....ellos me ayudan a reconocer lo que alguna vez veía y con el paso del "ser adulto" dejé de hacerlo.
No hay talleres de Clown para niños.

Paloma Reyes de Sá, Actriz Brasilera formada por la Casa das Artes de Laranjeiras en Rio de Janeiro. Especializada en la técnica del Clown ( Talleres y eventos para empresas )

Blog Archive